HaCieNdO eL CaMiNo

Recensión

Orientación psicopedagógica y educación emocional

en la educación formal y no formal

Rafael Bisquerra Alzina

Universidad de Barcelona

 

Rafael Bisquerra Alzina es doctor de Ciencias de la Educación, Licenciado en Pedagogía y en Psicopedagogía y actualmente es Catedrático de Orientación Psicopedagógica en el Departamento de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación (MIDE) de la Universidad de Barcelona. Su línea de investigación actual es la educación emocional, sobre la que lleva trabajando desde mediados de los años noventa.  Ha escrito numerosos artículos en revistas y colaborado en obras colectivas. Algunas de las obras colectivas en las que ha participado como coordinador son Modelos de orientación e intervención psicopedagógica (1998) o El reto de la educación emocional en nuestra sociedad (2004), entre otros. De manera individual ha publicado varios libro relacionados con su área de conocimiento, entre los que cabe destacar “Educación emocional y bienestar” (2000) y “Emoción y conflicto: aprenda a manejar la emociones” (2006) dada su estrecha relación con el tema que desarrolla en este artículo.

En el artículo que se basa esta recensión, se puede observar cómo el autor nos da la señal de alarma de la falta de educación emocional. En los doce apartados en lo que Rafael Bisquerra nos divide su artículo, nos habla de la emergente educación emocional, es decir, de la prevención inespecífica enfocada al desarrollo de competencias emocionales: conocimiento de las propias emociones y de las emociones de los demás, regulación de las emociones, control del impulso, tolerancia a la frustración, autoestima, automotivación, relaciones interpersonales positivas, etc.; todo ello enfocado al bienestar social y personal.

Estas competencias emocionales las expone dentro del marco de orientación psicopedagógica, en el cual se distingue entre modelos (clínico, programas y consulta), áreas (orientación profesional, estrategias de aprendizaje, atención a la diversidad, prevención y desarrollo humano), contextos (educación formal, socio-comunitario, organizaciones) y agentes (orientador, tutores, profesorado, familia, agentes sociales, etc.).

El autor, a través de su escrito, nos hace que analicemos la sociedad actual y los problemas que las personas que se encuentran en ella tiene y, en particular los adolecentes y los jóvenes. Estos problemas para él tiene una causa clara y es el “analfabetismo emocional”.  Indica, y estoy el total acuerdo con él, que el sistema educativo tradicionalmente se ha centrado en el desarrollo cognitivo, en conocimientos propios de las áreas curriculares ordinarias, pero que ha prestado poca atención al desarrollo emocional. Por ello, cree que es de suma importancia darle el valor que se merece a la educación emocional.

Esto sería la idea principal del artículo, ya que el autor está considerando una nueva dimensión que influye en el rendimiento académico de los alumnos. Tengo que añadir, que cómo hemos podido estudiar en la asignatura de Modelos de Orientación e Intervención Psicopedagógica, dos de objetivos que tiene la orientación son la de prevenir y desarrollar y, una buena manera es, la que R. Bisquerra nos presenta, facilitar la prevención atendiendo a la dimensión emocional de los que deberían de ser sujetos activos de su propio aprendizaje.

La dimensión afectiva-emocional de los alumnos se debe conocer y considerar, ya que puede ser una prevención inespecífica porque un correcto de esta dimensión facilitaría el desarrollo cognitivo del alumno.

Este artículo nos indica una serie de objetivos, tales como aprender a reconocer las emociones en uno mismo y en los demás; contenidos a través de los cuales podemos trabajar ese reconocimiento, contenidos en los cuales distingue entre profesores y alumnos y, una serie de modelos a seguir, entre los que se encuentra el más idóneo para llevar esto a cabo, la tutoría por programas. Desde este programa se comenzará a trabajar las emociones.

Una frase que cabe destacar en referencia a cómo nos hace darnos cuenta de esta importancia de trabajar las emociones sería : “Un imán tiene un polo positivo y otro negativo. Esto no significa que uno sea bueno y el otro malo. Igualmente conviene no confundir emoción negativa con “mala”. Las emociones no son buenas o malas; simplemente se dan de forma inevitable, por ello debemos conocerlas y conocernos a nosotros mismos.

En mi opinión este artículo es de gran ayuda para que seamos conscientes de lo que está ocurriendo en la actualidad. Además, nos da ideas y pautas desde las que podríamos comenzar a intervenir y a atender la dimensión afectiva-emocional que será de ayuda para que el alumno tenga un desarrollo académico satisfactorio. Esta dimensión no sólo será de ayuda para los alumnos, sino que también los docentes se sentirán más cómodos a la hora de llevar a buen puerto el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Deberíamos de darle importancia a las emociones de cada uno y sabríamos la causa de muchos problemas que se generan hoy en día.

 

Leticia Sánchez Romero

 

 

 

 

Comentarios

Hola! Me gusta muchisimo tu blog:) Es interesante y muy útil! Esta temática es algo que me interesa mucho especialmente que termino sociología en la universidad y cuestiones relacionadas con psicología ..especialmente psicología social y de desarrolo :) Desgraciadamente no puedo encontrar contacto para escribirte, asi pues escribo en comentario. Ahora me enfoco más en la educación a través de nuevas tecnologías y enseñanza en internet, especialmente e-learning. Hace poco ha sido lanzado en Internet en mercado español y latinoamericano un servicio de Misdeberes.es. Está creado en base de e-learning – aprendizaje electrónico y aprendizaje social que ahora llega a ser más y más utilizada en la formación. Pretende ser una comunidad y servicio social que explique materías (educando de modo notradicional) y no enseñe sólo a copiar. ¿Conoces esta página? ¿Has oido alguna ve o has encontrado por internet? Quisiera preguntar ¿si podrías escribir tu opinión sobre Misdeberes.es en tu blog? ¿Si te gusta la idea, que piensas sobre este tipo de aprendizaje y en general sobre e-learning, su funcionamiento e impacto al desarrollo persinal? Espero que te interese mi proposición:) y que sigamos en contacto. Me parece muy atractivo empezar cooperación o almenos un intercambio de ideas:) Saludos

Completamente de acuerdo en que la dimension emocional no se trabaja en el sistema educativo español. También hay una falta de educación en los valores fundamentales, si bien es verdad que sin lo primero no puede conseguir la asimilación de la segunda. Creo que es necesario replantearse la finalidad de la educación y decidir si queremos que salgan "sujetos" con mayor capacidad de ser aprovechados por nuestra sociedad de consumo, o deseamos crear personas con capacidad realmente transformadora. Dado quien tiene en sus manos diñesar los planes educativos, se hace dificil a corto plazo que suceda esto último. En mi opinión debe impulsarse a nivel del individuo. Este blog es muy buena iniciativa. Gracias.

Añadir un Comentario: