HaCieNdO eL CaMiNo

Dificultades de lectoescritura

Escrito por educationhelp 24-03-2008 en General. Comentarios (20)

CASO PRÁCTICO (resuelto para alumnos de 2º ciclo de primaria)

 http://educationhelp.blogspot.es/img/LECTOESCRITURA.JPG

 

DIFICULTADES DE LECTOESCRITURA

ESTABLECIMIENTO DEL PROGRAMA DE INTERVENCIÓN SOBRE UN CASO DE DISGRAFÍA

 

La disgrafía es un trastorno de la escritura, la incapacidad de reproducir total o parcialmente rasgos escritos, el niño tiene fuertes dificultades para escribir inteligiblemente. Tal como ocurre con las dislexias, existen varios tipos de disgrafías dependiendo del módulo que se encuentre dañado. Por otro lado, teniendo en cuenta si la disgrafía ocurrió antes o después de adquirir la capacidad escritora se clasifican en disgrafía evolutiva (antes de adquirirla) y disgrafía adquirida (se pierde la capacidad escritora después de haberla adquirido).

A consecuencia de la disgrafía se produce una escritura defectuosa sin que un importante trastorno neurológico o intelectual lo justifique.

Hay dos tipos de disgrafía:

à       Disgrafía motriz: este tipo de disgrafía acoge a los trastornos psicomotores. El niño disgráfico motor comprende la relación entre sonidos escuchados y, que el mismo pronuncia perfectamente y la representación gráfica de dichos sonidos, pero encuentra dificultades en la escritura como consecuencia de una motricidad deficiente. La disgrafía motriz se manifiesta en lentitud, movimientos gráficos disociados, signos gráficos indiferenciados, manejo incorrecto del lápiz y postura inadecuada al escribir.

à       Disgrafía específica: la dificultad de producir letras o palabras no corresponden a un trastorno exclusivamente motor, sino a la mala percepción de las formas, a la desorientación espacial y temporal, a los trastornos de rito, etc. compromete a toda la motricidad fina. Esta disgrafía se manifiesta a través de una rigidez en la escritura, de un grafismo suelto (irregular), impulsividad, inhabilidad (escritura torpe), lentitud y meticulosidad.

 

En conclusión, las dificultades disgráficas son las siguientes:

-          Letras no reconocibles: Nos encontramos con grafemas que no podemos identificar.

-          Grafismos que permiten la confusión de letras: A veces los grafismos son tan ambiguos que se confunden unos con otros.

-          Confusiones originadas por la cantidad: Las letras se confunden porque se añaden o se quitan elementos (confusiones n/m, por ejemplo) 

-          Grafemas trazados en una dirección inadecuada: Cuando se sigue una dirección errónea al trazar una letra, en las uniones de letras se pueden producir sobreimpresiones de trazos.

-          Letras Sobreimpresas: Cuando se sigue una dirección inadecuada al escribir la ”a” o la “o”, hay que repasar lo escrito para hacer el enlace

-          Letras en varios trazos: Cuando para completar una letra se añaden dos o mas trazos, estos pueden superponerse o separarse, afectando a la legibilidad. 

-          Omisión de bucles: Sobre todo en las letras “b”,“v” y “o”

-          Bucles excesivos: También en las letras “b”,“v” y “o”.

-          Letras abiertas: Cuando no se cierra el semicírculo de las letras “o”, “a”, “g” y “d”. 

-          Letra atrofiada: Cuando el tamaño de la letra es tan pequeño (por ejemplo en el caso de las “e”) que no llega a identificarse.

-          Angulaciones: Llegan a desaparecer las formas  redondeadas de algunas letras hasta el punto que no se puedan identificar.

-          Bastones discontinuos: Se producen cuando los bastones o jambas de las letras se retocan para prolongarlos.

-          Bastones en curva: Los bastones ascendentes o descendentes de las letras aparecen curvados, generalmente hacia atrás.

-          Formas Hinchadas: Cuando el diámetro de las letras ovaladas es mas alto que ancho.

-          Abolladuras: Los círculos de las letras presentan abolladuras u ondulaciones irregulares.

-          Temblor: El trazado oscilante e irregular de las letras ofrece un aspecto tembloroso.

-          Letras retocadas: Al acabar de escribir la letra, ésta se retoca para mejorarla.

-          Letras incrustadas: Cuando las letras aparecen yuxtapuestas o pegadas. 

-          Collages: Retocar las letras para unirlas o completar su trazado.

-          Puntos en “x”: Cuando los enlaces de dos letras se cruzan y forman una “x”.

-          Pseudouniones: Las letras no se enlazan, sino que aparecen pegadas por los elementos de enlace.

-          Relleno de Ojetes o Bucles: No se ve el interior del bucle de una letra (especialmente la “e”). 

-          Sacudidas: Los enlaces aparecen prolongados excesivamente.

-          Tamaño desproporcionado de las letras: Ya sea por muy grande o muy pequeño (el tamaño medio sería de 2.5 mm.). Este fallo no se tiene en cuenta en los primeros años del aprendizaje

-          Desproporción entre las zonas gráficas: Las tres zonas del renglón (superior, media e inferior) miden aproximadamente 2,5 mm. Puede darse hipertrofia cuando los bastones o jambas superan el triple de la altura media de las vocales, y atrofia cuando la altura de los bastones sea menor del doble de la vocal.

-          Desproporción del tamaño de las mayúsculas: Cuando la mayúscula mide más que el tamaño de una letra normal se habla de hipertrofia; cuando mide lo mismo que una letra normal, se trata de una atrofia.

-          Irregularidad en la dimensión: La altura de las letras varía a lo largo del escrito.

-          Letra extendida: Las letras son exageradamente anchas en relación a su altura

-          Letra encogida: Las letras son exageradamente estrechas en relación a su altura

-          Separación irregular entre las palabras: La distancia entre las palabras no es equilibrada, sino irregular.

-          Palabras apretadas: Apenas existe distancia entre las palabras.

-          Líneas ascendentes o descendentes: Se considera línea ascendente o descendente cuando la inclinación es superior a 6º.

-          Línea fluctuante: La línea sube y baja, en ondulaciones. 

-          Línea rota: La línea sube y baja bruscamente, de manera quebrada.

-          Espacio irregular entre los renglones: Los renglones se acercan o separan de forma irregular.

-          Ausencia de márgenes: No se respetan el margen derecho o/ni el izquierdo.

-          Conjunto sucio: El conjunto del escrito transmite sensación de suciedad, letras corregidas, trazado borroso, etc.

-          Irregularidad de inclinación: La orientación de las letras varía tanto a la izquierda como hacia la derecha en un mismo escrito.

Ajuriaguerra en su obra "La Escritura del niño" (Ed. Laia) clasifica en tres apartados los principales problemas disgráficos:

§         La Página: Conjunto sucio, línea rota, línea fluctuante, línea descendente, palabras amontonadas, espacios/palabras irregulares, márgenes insuficientes.

§         La Torpeza: Trazo de mala calidad, letras retocadas, desigualdades, arqueos de m-n-u-i, angulación de los arcos, puntos de empalme, encolados, yuxtaposiciones, tirones, finales con impulso, irregularidades de dimensión, zonas mal diferenciadas, letras atrofiadas.

§         Errores de forma y de proporciones: Letras muy estrechas o demasiado lábiles, malas formas, escritura muy grande o muy pequeña, mala proporción de zonas gráficas, escritura demasiado extendida o estrecha.

 

EVALUACIÓN:

El Equipo Psicopedagógico realiza la exploración inicial, en la cual se han observan las siguientes dificultades: tensión y crispación en la escritura, paradas y arranques en el ritmo escritor, cansancio, sudoración de manos.

 

DIAGNÓSTICO:

Disgrafía motriz evolutiva.

INTERVENCIÓN:

La intervención hay que practicarla desde una doble perspectiva: familiar y escolar. Para ello es necesario entablar una interrelación de todos los agentes que van a participar en la intervención

El diagnóstico dentro del aula consiste en precisar el grado de alteraciones y puntualizar el tipo de frecuencia del error gráfico.

Para llevar a cabo este procedimiento tendremos que corregir diariamente las producciones del niño, destacando los fallos para reeducar con la ejercitación adecuada.

Al ser un alumno de 2º ciclo de primaria, cabe plantear un plan reeducador que a grandes rasgos debiera contemplar las siguientes fases:

1.                  Entrenamiento psicomotor: el bloque de motricidad fina de control postural y esquema corporal y el de fuerza muscular. Relajación. Respiración.

2.                  Técnicas pictográficas: realizaríamos sesiones de pintura con el objetivo de trabajar hombros, brazos y muñecas, así conseguiríamos favorecer la distensión neuromuscular de estos miembros.

3.                  Técnicas escriptográficas: se trabajaría con lápiz y papel y en elementos gráficos amplios y enlazados y siguiendo una secuencia lógica (distender el hombro, luego el brazo, después la mano y por último distensión digital).

La intervención familiar debe seguir unas pautas:

-                     Evitar presionar al chico.

-                     Crear una atmósfera de confianza y de juego para una eficaz intervención.

-                     Estimular a su hijo hacia la escritura.

 

La intervención debería basarse en ser “muy precoz” y seguir un ritmo regular, implicar en todo lo posible a la familia del niño y ser “desarrollativo” y llevar a cabo una flexibilidad del programa para favorecer al individuo. La intervención debe ser adecuada a las necesidades del alumno. A estos efectos se plantean una serie de objetivos y actividades para alcanzarlos.

1. Actividades para desarrollar la destreza de las manos:  

-          Tocar palmas, primero libremente, después siguiendo un ritmo.

-          Llevar uno o más objetos en equilibrio en la palma de la mano, primero en una mano, después en las dos.

-          Hacer “caminos” libremente sobre la arena y/o sobre el agua.

-          Realizar gestos con las manos acompañando a canciones infantiles.

-          Girar las manos, primero con los puños cerrados, después con los dedos extendidos.

-          Mover las dos manos simultáneamente en varias direcciones (hacia arriba, hacia abajo, movimiento circular…)

-          Imitar con las manos movimientos de animales (león moviendo las garras, pájaro volando…) o de objetos (aspas del molino, hélices de helicóptero…)

-          Abrir una mano mientras se cierra la otra, primero despacio, luego más rápido.        

2. Actividades para desarrollar la destreza de los dedos:

-          Abrir y cerrar los dedos de la mano, primero simultáneamente, luego alternándolas. Ir aumentando la velocidad.

-          Juntar y separar los dedos, primero libremente, luego siguiendo órdenes.

-          Tocar cada dedo con el pulgar de la mano correspondiente, aumentando la velocidad.

-          "Tocar el tambor" o “teclear” con los dedos sobre la mesa, aumentando la velocidad.

-          Con la mano cerrada, sacar los dedos uno detrás de otro, empezando por el meñique

-          Con las dos manos sobre la mesa levantar los dedos  uno detrás de otro, empezando por los meñiques.

 3. Actividades para desarrollar la coordinación visomanual:

-          Lanzar objetos, tanto con una como con otra mano, intentando dar en el blanco (caja, papelera…).

-          Enroscar y desenroscar tapas, botes, tuercas...

-          Ensartar un cordón en planchas y/o bolas perforadas.

-          Abrochar y desabrochar botones.

-          Atar y desatar lazos.

-          Encajar y desencajar objetos.

-          Manipular objetos pequeños (lentejas, botones…).

-          Modelar con plastilina bolas, cilindros…

-          Pasar las hojas de un libro.

-          Barajar, repartir cartas…

-          Picado con punzón, perforado de dibujos…

-          Rasgar y recortar con los dedos.

-          Doblar papel y rasgar por la dobles.

-          Recortar con tijeras

Otro aspecto importante es la realización de actividades para desarrollar los trazos.

Estas actividades se realizarán sobre diferentes superficies (suelo, papel de embalar, encerado, folios, cuaderno con pauta) y con diferentes instrumentos (pinturas de cera, rotuladores, pinceles, lápices, bolígrafos)

Los movimientos básicos presentes en los diferentes trazos grafomotores son de dos tipos: rectilíneos y curvos, y sobre ellos se debe centrar la reeducación grafomotriz. Los ejercicios deben realizarse  en sentido izquierda-derecha. 

1-     Actividades para el desarrollo y control de los trazos rectos:

-          Ejercicios de copia en pizarra o papel cuadriculado: trazado de líneas verticales, horizontales y diagonales, cruces, aspas, paralelas, líneas quebradas, ángulos, figuras, etc.

-          Ejercicios de repasado de líneas, trayectorias y dibujos.

-          Ejercicios de rellenado de espacios y figuras

-          Ejercicios de seguimiento de pautas o caminos sin tocar las paredes.

-          Ejercicios de trazado de líneas entre dos rectas para entrenar el frenado.

-          Ejercicios de trazado de líneas alternando la presión 

2- Actividades para el desarrollo y control de los trazos curvos:

-          Ejercicios de copia en pizarra o papel cuadriculado: trazado de líneas curvas, bucles, círculos, etc.

-          Ejercicios de ondas dentro de dos líneas, sobre ejes horizontales o inclinados, y también alternando tamaños. 

-          Ejercicios de bucles dentro de dos líneas, sobre una línea, bucles ascendentes, descendentes y combinados (ascendentes/descendentes).

-          Ejercicios circulares, de copia y repasado, realizados en sentido contrario a las agujas del reloj. 

Estas actividades tienen como objetivo recuperar la coordinación global y manual y la adquisición del esquema corporal; rehabilitar la percepción y atención gráfica; estimular la coordinación visomotriz; educar y corregir la ejecución de los movimientos básicos que intervienen en la escritura (rectilíneos, ondulados); mejorar la ejecución de cada una de las gestalten que intervienen en la escritura, es decir, cada una de las letras; mejorar la fluidez escritora; corregir la postura del cuerpo, dedos, la mano y el brazo y cuidar la posición del papel.

METODOLOGÍA:

 

Se parte siempre de lo que el niño sabe y se utiliza el contexto inmediato donde el niño va a desarrollar su vida diaria.

Las actividades serán atractivas e intentaremos mostrárselas al niño así, las podremos cambiar y seremos flexibles en cuanto a la organización del programa ya que pueden darse algunas experiencias en la vida del niño que nos sirvan en nuestra intervención para trabajar una actividad que teníamos programada para más tarde.

No debemos olvidar la intervención con sus compañeros y con la familia para realizar nuestro trabajo, ya que así también estaremos trabajando aspectos de la personalidad del niño para que se integre y adapte con sus iguales dejando la timidez de lado.

 

SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN:

 

La evaluación se basará en los datos aportados por los participantes en la intervención: familia y escuela, mediante entrevistas realizadas por el psicopedagogo al tutor y a la familia.

En general, la evaluación debe ser continua, con lo cual requiere un seguimiento  para observar la mejoría del niño.

 

 

 

 

 

 

 

Carta a una maestra

Escrito por educationhelp 05-03-2008 en General. Comentarios (5)

CARTA A UNA MAESTRA

 

Obra publicada en mayo de 1967 bajo el titulo “Lettera a una profesora”, cuyos autores son ocho chicos, muchachos del pueblo, alumnos de la escuela de Barbiana dirigidos por el párroco Lorenzo Milani.

Tal como se resalta en la contraportada es una denuncia contra el fracaso escolar, es decir el fracaso de la escuela con la multitud de chicos que manda a la calle sin ni siquiera el diploma básico obligatorio; y lo que es peor, el fracaso de la escuela con los triunfadores, empollones que lo aprueban todo, pero salen mal educados. Individualistas, trepadores y distraídos con sus asignaturas, sin enterarse apenas de lo que dicen los periódicos ni para que lo dicen, ni de cómo son los contratos del paro y del trabajo.

Como ellos mismos dicen no se ha escrito para los profesores, sino para los padres. Es una invitación para que se organicen. “Los padres mas pobres no se mueven”, “ Si las cosas no marchan, será porque el niño no sirve para los estudios. Lo ha dicho el profesor” (Pág. 49). Pero a pesar de este intento recomendado a los padres, la carta ataca a la maestra (Sra. Spadolini) a la que a su vez tiende la mano, porque, si quiere será la mejor ayuda de los pobres.

El libro consta de tres partes:

-         La primera referida a la escuela obligatoria  (para niños de 6 a 14 años)

-         La segunda referida al Instituto magistral (niños de 15 a 19 años), y

-         La tercera, en la que incluyen la documentación utilizada, tablas estadísticas y notas a las mimas, para soportar el contenido de las dos primeras partes.

Para comprender la terminología académica empleada en la obra hay que situarse en el sistema educativo italiano a que se esta refiriendo (ver cuadro de equivalencias con nuestra ordenación académica en pagina siguiente). Italia confía los cinco primeros cursos de la escuela obligatoria (elemental) a los maestros y maestras tradicionales y los tres siguientes (escuela media) a los licenciados universitarios, llamados profesores, como todos los demás del escalafón académico. Los maestros italianos no se forman como los nuestros en escuelas universitarias, sino en la enseñanza media superior, al nivel de los distintos bachilleratos (liceos clásico y científico) y de los institutos técnicos (su formación profesional) de 5 años de duración; el de magisterio se llama instituto magistral. La obra como se puede comprender va dirigida a una licenciada profesora de enseñanza media superior, que, sin embargo simboliza a todo el profesorado (Pág. 17/18).

La organización del sistema educativo puede diferir, así como la formación requerida a uno de los artífices del mismo, el profesorado, pero en el fondo los problemas que la carta presenta referidos al fracaso escolar se pueden hacer extensivos y aplicables a cualquier sistema así como la evidencia de que los problemas que se observan pueden ser solucionados entre todos y llegar a hacer una escuela buena, amada y querida por todos los partícipes: alumnos, profesores, padres y políticos.

Como sabemos los sistemas educativos en todos los países han cambiado  haciéndose eco de las nuevas exigencias sociales y sobre todo para hacer frente a un problema, sino el principal, que se plantea en la educación: el fracaso escolar. El problema puede estar relacionado con tres factores:

-         condiciones y capacidades del propio sujeto

-         la desigualdad social, y

-         la escuela como centro y origen del conflicto.

 

Estos tres factores son puestos de relieve y analizados por los autores de la carta a lo largo de toda ella.

En su primera parte titulada “La escuela obligatoria no puede hacer repetidores”, hacen referencia a las condiciones de la escuela  que rechazan y detestan tanto los chicos de la montaña como los del pueblo en contraposición con su otra escuela, la de Barbiana en la que todos los chicos iban a la escuela con el cura. Desde la mañana temprano hasta por la noche, verano e invierno. Ninguno era “inútil para los estudios” (Pág. 32).

A lo largo de su exposición va desmembrando situaciones que acontecieron en el devenir de los días que pasaron en la escuela, con nuevos programas, con fracasos y repetidores, con sistemas de evaluación obsoletos y carentes de toda eficacia e importancia, con programas que no tienen en consideración aquello que rodea al acto educativo en sí y que se realizan a veces con prisas y urgencias con el único objetivo de cumplir con lo estipulado por los legisladores, sin tener en cuenta si lo realizado sirve para algo. “El inspector no se sale del programa. Y, sin embargo, vosotros y el sabéis que .... no sirve para nada” (Pág. 42).

Vemos como se reflejan en esta parte varios de los factores que influyen en el fracaso escolar. Factores debidos a causa intrínsecas del propio alumnado, porque no decirlo: intelectuales, afectivas, emocionales, comportamentales. “De las niñas del pueblo no vino ni una....Los hombres no le piden que sea inteligente”  “ Sandro... Los maestros le habían tomado por tonto...” (Pág. 36).

Factores debidos a causas extrínsecas, situación ambiental: familia, escuela y sociedad. Ya dije al principio que la carta trata de inducir a los padres a que se organicen. La familia es uno de los pilares en los que se basa el acto educativo y la situación familiar estimando o desestimando la actuación escolar se reflejara en el rendimiento de los alumnos. “Pero mientras tengáis la sartén por el mango, los padres estarán callados. Entonces, o quitaros de la mano la sartén u organizar a los padres” (Pág. 44).

La condición social es otro punto clave. Si de por sí hay diferencias de clases , los alumnos que pertenezcan a cada una de ellas son diferentes. Cuanto mas baja es la clase social, el niño se ve rodeado de menos estímulos que le induzcan al aprovechamiento y así se puede ver trabajando en el bosque o en la fabrica al primer fallo. No hay mayor injusticia que trata con igualdad a los que son desiguales. La escuela única igual para todos es un eslogan demagógico. Necesitan una escuela mejor los menos afortunados. “Todos los ciudadanos son iguales,....” (Pág. 38)

La escuela puede ser la causa originaria del problema. Los profesores por un lado y la escuela como institución por otro. Es evidente que se necesitan elementos para que se desarrollen todas las posibilidades. Pero si son los alumnos los que han de adaptarse a la institución y a sus medios lo mas probables es que algunos de ellos se queden fuera. “La escuela no tiene mas que un problema. Los chicos que pierde” (Pág. 50). El profesor debe establecer una conexión con sus alumnos, debe conocer y comprender la realidad de la escuela, vivenciar el mundo del alumno y su familia, su ambiente y sus necesidades. Debe acomodar los contenidos a los alumnos a los que van destinados, teniendo en cuenta la existencia de desigualdades. No se puede exigir mas de lo que se puede obtener. No se deben perder los alumnos por el camino. “... los únicos incapaces para la escuela sois vosotros que los perdéis y no volvéis a buscarlos” (Pág. 51).

No a los exámenes. Exámenes que solo sirven para generar repetidores y repetidores camino del fracaso. Si son necesarios se deben realizar pero al menos que sean leales, que la escuela sirva para la vida en todas sus facetas.

Como conclusión proponen tres reformas para que la igualdad no sea solo un sueño:

-         No hacer repetidores.

-         A los que parecen tontos darles clase a tiempo pleno

-         A los vagos basta con darles una motivación.

En su segunda parte que titulan: “En magisterio podéis suspender, pero...”, hacen una comparación de los exámenes escolares con la salida al extranjero. “Solo que es examen y clase al tiempo. Se mide la cultura al compás de la vida” (Pág. 103). Los alumnos de la escuela de Barbiana triunfan por donde van. “Nuestra cultura chuta en todas partes donde hay vida verdadera. En el instituto magistral no sirve” “o nosotros o vosotros. Alguno esta fuera de tiesto” (Pág. 105) .

En esta parte reflexionan sobre la segunda parte del problema, la de los alumnos que han superado todas las trabas y que tras la selección han conseguido pertenecer a un grupito refinado. “Pierino es afortunado porque sabe hablar. Desgraciado porque habla demasiado” (Pág. 107). Alumnos que al final no saben donde van ni que elegir, que no tienen claro cual es su preferencia y son capaces de enrolarse en el estudio de cualquier cosa con tal de entrar en el sistema establecido.

Se evalúa la necesidad de que los maestros tengan la intención de serlo, la vocación de enseñar, de inmiscuirse en el acto educativo por propia voluntad, de dar a los chicos todo aquello en lo que cree. “El maestro da al chico todo lo que cree, ama y espera. El chico mientras crece le añade algo y así la humanidad avanza”.

Algunos alumnos de Barbiana quieren ser maestros, porque les gusta enseñar, porque quieren corregir todo lo malo que han vivido, porque saben que hay solución a la situación en la que se encuentra la enseñanza. “Se oye lamentar que hay demasiados maestros de primaria. No es verdad. Lo que sucede es que ese puesto de trabajo atrae a muchos que no tienen ningún interés por ser maestros” (Pág. 113). Muchos de los puestos de trabajo los ocupan gente que no siente el interés por ser “maestro”, licenciados que critican la escuela y dicen que esta enferma. “Se olvidan de que son un producto suyo” (Pág. 113).

Critican las materias objeto de enseñanza, han de ser materias vivas que sirvan en todas las facetas, pero no las critican como tales materias sino en la forma de pedir los contenidos que se han de dominar a lo largo de los diferentes cursos. Entienden que es mas importante el ejercicio de aprender a enseñar esas materias que la cantidad de contenidos que se deben de tener con respecto a las mimas.

Como colofón a toda la critica que realizan, les queda la satisfacción de que uno de sus miembros esta preparándose para ser maestro. Ha suspendido pero tiene un interés de venganza para mejorar las cosas en la escuela.”No puedo repetir los cursos y no pienso llevar leña a cuestas.........Demasiada satisfacción para vosotros” “Pero no me rindo. Seré maestro y haré escuela mejor que vosotros”. “La segunda venganza es esta carta” (Pág. 132).

En la tercera parte titulada “documentación”, incluyen una serie de tablas estadísticas que aunque no son necesarias para la compresión del texto si que servirán para profundizar en la comprensión del mismo y de las cifras que se mencionan a lo largo de toda la carta.

La magia de esta carta no esta en sus criticas a la escuela mala, sino en la evidencia de que es posible una escuela buena, una escuela que no espera a mañana, atrevida, con ganas de vivir el día a día, metiendo a diario la actualidad en la clase (leer periódicos en clase) y la palabra en todas sus formas, sin fronteras con la vida, estableciendo una relación de comunicación y dialogo y acomodándose a los alumnos a los que ha de servir.